Archivo de la categoría: Jacques Derrida

Seminario La Bestia Y El Soberano – Jacques Derrida

Seminario La Bestia Y El Soberano – Jacques Derrida

Seminario La Bestia 1Seminario La Bestia 2

 

Editorial Manantial, Tomo I, $235
Editorial Manantial, Tomo II, $205

 

Consultas o pedidos a:  caliopelibros@gmail.com
Anuncios

JULIO 2012 – La difunta ceniza /Feu la cendre – Jacques Derrida

La difunta ceniza /Feu la cendre – Jacques Derrida

“…he reunido en La difunta ceniza todo lo que he llamado “cenizas” en numerosos textos anteriores, no con el propósito sistemático de hacer aparecer una continuidad; he escrito este texto, como a menudo ocurre, a partir de una invitación. En ese momento, he recordado que había escrito una pequeña frase muy críptica, deliberadamente críptica, la frase “il y a là cendre” (“hay ahí ceniza”). Se encuentra en la última página de La diseminación, en un párrafo de agradecimientos. Y he, pues, comenzado por desear leer esta frase que está, en su brevedad, extremadamente sobrecargada. Además, en el camino, he tomado una conciencia más viva, más clara, del hecho que la ceniza era un motivo, digamos, muy insistente en numerosos textos anteriores. De ahí esta suerte de “polílogo”, un número de voces indeterminadas a propósito de estos textos de ceniza, o sobre la ceniza, en el curso de los cuales yo intenté… o alguien intentó mostrar que las palabras que yo había privilegiado hasta aquí como: huella (trace), escritura, gramma… se encontraban, de hecho, mejor designadas por “ceniza”, por la siguiente razón: la ceniza es evidentemente una huella –en general se piensa, como primera figura de la huella, a aquella del paso, en el camino, en el encaminamiento, del paso que deja una marca (empreinte), una huella (trace), o un vestigio–; pero “ceniza” expresa mejor lo que quise decir con la palabra huella (trace), a saber, algo que resta sin restar. Que no está presente ni ausente; que se destruye a él mismo, a sí mismo, que se consume totalmente, que es un resto sin resto. Es decir, algo que no es. Para explicarlo de manera consecuente, habría que comprometerse en una meditación sobre el ser, sobre “es”, sobre lo que “es” quiere decir, lo que “resto” quiere decir en los textos donde he distinguido “restar” de “ser”. ¡La ceniza no es! La ceniza no es, eso significa que ella testimonia sin testimoniar. Si se puede decir así, ella testimonia la desaparición del testimonio. Testimonia la desaparición de la memoria. Cuando recuerdo un texto (de memoria), lo que resta no es la ceniza, aparentemente. La ceniza es la destrucción de la memoria; es un olvido absolutamente radical, no solamente el olvido en el sentido de una filosofía de la conciencia, de una psicología de la conciencia, e incluso el olvido en la economía del inconsciente por represión. La represión no es el olvido. La represión vigila la memoria. La ceniza es una no-memoria absoluta, si se puede decir así. (…) Decir que hay ahí ceniza (il y a là cendre), hay la ceniza (il y a la cendre), es decir que en toda huella, en toda escritura y, consecuentemente, en toda experiencia (para mi toda experiencia es, en cierta forma, una experiencia de huella y de escritura) en toda experiencia se da esta incineración, esta experiencia de la incineración que es la experiencia misma. Entonces, naturalmente, existen grandes y espectaculares experiencias de incineración –y hago alusión a ellas en el texto–, pienso en los hornos crematorios, pienso en todas las destrucciones por el fuego, pero, antes incluso de estas grandes experiencias memorables de incineración, existe la incineración como experiencia, como forma elemental de la experiencia…”

Calíope Libros te ofrece:

  • La difunta ceniza/Feu la cendre (edición bilingue): Editorial La Cebra , 64 páginas, nuevo. $43

Consultar por otras obras de este autor.

Envianos tu mail a: caliopelibros@gmail.com