Editorial Reina Negra

Editorial Reina Negra

Calíope Libros ofrece los libros de la editorial Reina Negra. Se trata de un joven proyecto con el objetivo de hacer tiradas cortas de novelas, nouvelles o volúmenes de cuentos, cuyos autores sean del interés de la editorial y a su vez, estén interesados en un proyecto más personal.

Para adquirir los libros, pueden enviarnos un mail para concordar las condiciones de pago y entrega. Los libros se pueden retirar sin costo adicional en un domicilio de Parque Chacabuco, ser enviados por mensajería a cualquier punto de la Ciudad de Buenos Aires, o enviados por correo a Gran Buenos Aires, interior del país, y cualquier otro lugar del mundo.

Actualmente la editorial cuenta con los siguientes libros:

Vacaciones permanentes

Liliana Colanzi

 
 La novela puede soportar bajas de presión, pozos de aire. El poema y el cuento no. Como el delicado artefacto que mantiene en el aire a los aviones, una palabra de más, un estilo de gatillo fácil, los puede hacer dar por tierra a los pocos minutos de vuelo. Los relatos de Liliana Colanzi -que tienen voluntad de saga- son notables. Transmiten emoción, dolor e incertidumbre. En el primero de ellos hay una chica tan flaca que se cuenta las costillas, pero en realidad cuenta mucho más. Estos adolescentes ponen al mundo en perpetuo estado de pregunta. ¿Así que esto es ser joven? ¿Así que esto es la vida, esto el fin de las ilusiones? Cada estado emotivo está atado a un hecho concreto, a una imagen reveladora que la escritora destila con maestría.

Fabián Casas.

Vacaciones permanentes puede ser leído como una novela episódica que se extienden describiendo situaciones, personajes y escenarios por donde la narrativa boliviana, condicionada por una tradición fuerte, no se animaba a avanzar. Con síntesis y astucia, Liliana Colanzi se gana un lugar en el proceso de renovación y puesta al día de la literatura de su país. Pero no sólo eso. La súper Lolita melancólica latinoamericana vive en sus cuentos.”

Juan Terranova.

“Cada vez es más complicado develar el enigma de qué es un buen cuento y cómo debe ser. Hay modelos para todos los gustos. Una de las posibles y más sabias y acertadas respuestas a semejante misterio son los cuentos de Liliana Colanzi. Cuentos desbordando de luces y de sombras y, sobre todo, de perturbadores claroscuros. Cuentos que son, también, como visitas a un planeta lejano y nuevo pero a la vez conocido y próximo. Y es que las idas y vueltas y las alzas y bajas de la juventud —a  veces con título de una canción de Charly García pero, atención, ahora también sonando desde un lugar en que los discos de Lou Reed ya no pertenecen a los hijos sino a los padres— siempre serán cuentos que hay que vivir bien para contarlos aún mejor, con una rara astucia y envidiable madurez, trabajando duro, aunque el libro se llame Vacaciones permanentes.”

Rodrigo Fresán.

 

Edición 2011, $35

Colores peligrosos

Pablo Dobrinin

 
 
Prólogo de Elvio Gandolfo.
Pablo Dobrinin es uno de los autores más interesantes que he leído. No se parece a ningún otro. Sus cuentos trascienden los géneros y no son fáciles de etiquetar. Están llenos de pasión, color, intensidad… Poseen una belleza salvaje y demuestran una particular sensibilidad para el arte en sus distintas formas. 
—Laura Ponce, editora Revista Próxima
 
La narrativa de Pablo Dobrinin despliega la maestría de combinar cualidades aparentemente contradictorias. Así, es precisa y a la vez voluptuosa, es diáfana pero no esconde los matices sombríos que se deslizan por los márgenes, y está cargada de una imaginería surrealista que armoniza con un erotismo extraño, desplazado. Nada de todo esto se podría alcanzar sin una extraordinaria destreza y, fundamentalmente, sin una comprensión cabal de lo que es la literatura.”
                                                     —Luis Pestarini, editor de Cuásar.

Edición 2011, $49

Nadie recuerda a Mlejnas

Ramiro Sanchiz

 
Un trébol de carreteras narrativas, como para que sea posible una Historia de la ciencia ficción nacional, obra del inagotable Federico Stahl. Mundo levemente divergente al del lector —en el que Philip Dick vive hasta los años noventa y visita Montevideo—, donde hay un caño que conduce a la imposibilidad de llegar al otro lado, o quizá, si Rex logra superar la prueba, hacia otro género literario, en el que Satán podría saludar a uno de sus letristas.
Una encrucijada en la que el único escritor de ciencia ficción que no figura en la Historia de Stahl aporta una versión más para explicar este mundo de realidades paralelas, que, Sanchiz lo sabe y lo demuestra, se ponen en contacto sólo a través de los libros.
“Nadie recuerda a Mlejnas” es una fluida y precisa pieza narrativa en la que el rock y la ciencia ficción fertilizan los grandes textos que están en su origen.
—Carlos Rehermann

Edición 2011, $30

Bajo un cielo carmesí

Daniel Flores

Según define Julio Cortázar, lo fantástico sacude las pautas de la lógica, de la causalidad, del tiempo y del espacio. Aquí está la clave para ingresar al universo narrativo de los cuentos de Daniel Flores. Los personajes de Bajo un cielo carmesí se enfrentan a un mundo en el que se mezclan las supersticiones, la fe, las creencias y las culturas milenarias; o simplemente quedan cara a cara con la muerte, con el mal, con su propio yo, con sus miedos más ancestrales, con el caos, con su pasado. Transitan realidades que parecen habituales, se trasladan por lugares existentes, pero —y esto es lo más importante— de pronto se sumergen en inquietantes jardines, en enigmáticos lugares físicos o psicológicos, o emprenden caminos sin retorno.
Narrados con un lenguaje pleno de imágenes sensoriales, con un vocabulario sugerente y con un manejo exquisito de la prosa poética, los cuentos de este volumen nos invitan a cuestionarnos los límites de lo real y de lo posible. Y es que, como dice el protagonista de “Los jardines de Heian”, el hechizo está en la lectura. No es poca cosa.
—Adriana Beatriz Santa Cruz
Edición 2011, $39

Envianos tu mail  a: caliopelibros@gmail.com

Anuncios

Los comentarios están cerrados.